Barreras lingüísticas y culturales hacen que muchos inmigrantes fracasen a la hora de justificar su solicitud de asilo en Estados Unidos. Entérate cuáles son los problemas más comunes

Si un inmigrante solicita asilo en Estados Unidos debe justificar que razones de fuerza mayor le impiden regresar a su país. Es decir que tiene que tener un miedo creíble y fundamentado para buscar protección en este país. Sin embargo, como consecuencia de las diferencias culturales y de idioma muchas personas no pueden comunicar una justificación creíble por más de que la tengan. 

Esta conclusión, que ya podía ser sospechada por los expertos en el tema, fue reafirmada por los estudios que realizaron los profesores de derecho Kif Augustine-Adams y D. Carolina Núñez. En su investigación determinaron que las malas traducciones, los problemas de interpretación y las barreras culturales generan que muchos migrantes fracasen en sus entrevistas con USCIS. 

Estas entrevistas, denominadas “entrevistas de miedo creíble”, son uno de los principales requisitos para pedir asilo en Estados Unidos y por eso es mucho lo que se pone en juego en ellas. Si los inmigrantes no pueden justificar adecuadamente el temor a regresar a sus países y encasillarlo dentro de alguna de las categorías de USCIS, no pueden continuar con su solicitud de asilo en Estados Unidos y muy probablemente sean deportados. 

Por esa razón, algunas organizaciones sin fines de lucro, como por ejemplo Proyecto Dilley, han organizado equipos de voluntarios legales bilingües que preparen y asistan a los inmigrantes en sus entrevistas. Augustine-Adams y Núñez pasaron dos meses en uno de los más conocidos centros de detención de inmigración ubicado al sur de Texas. Allí identificaron las graves consecuencias que tienen los problemas de “mala traducción y mala interpretación” para quienes solicitaron asilo en Estados Unidos. 

En esta nota informamos sobre las barreras lingüísticas y culturales a la hora de solicitar asilo en Estados Unidos. La imagen es de la frontera con México.

Confusiones más comunes en la entrevista de “miedo creíble” de USCIS

¿Qué es el “miedo creíble”?

Las confusiones empiezan desde el principio, es decir desde el nombre mismo de la entrevista.  Augustine-Adams y Núñez observan que incluso en el inglés estadounidense el término “miedo creíble” no es del todo transparente. Se trata de una expresión considerablemente ambigua que se usa exclusivamente en la ley de asilo de los Estados Unidos. Aunque en esa misma ley se define como una «posibilidad significativa» de que una persona no ciudadana obtenga asilo en Estados Unidos, el significado de «posibilidad significativa» no está formalmente establecido. 

A esto se suma que la expresión “miedo creíble” no es para nada común en el español cotidiano. A pesar de ello, los investigadores encontraron que en el último tiempo han aumentado las búsquedas de este término. Sin embargo, todavía sigue siendo una palabra técnica con la que la mayoría de los solicitantes no están familiarizados. 

En esta nota informamos sobre las barreras lingüísticas y culturales a la hora de solicitar asilo en Estados Unidos. La imagen es ilustrativa.

Confusiones sobre la definición de “opinión política” y “raza”

Las confusiones se multiplican cuando los solicitantes deben encajar firmemente detalles íntimos y traumáticos de sus vidas en alguna de las categorías de persecución definidas estrictamente por USCIS: religión, raza, nacionalidad, pertenencia a un grupo social particular u opinión política. La categoría religión no suele traer problemas pero las otras cuatro sí. 

Augustine-Adams y Núñez observaron un claro problema de interpretación respecto a lo que se entiende por “opinión política”: Por ejemplo, un solicitante describió que el motivo de su persecución era la oposición activa a la construcción de una represa en un río de su país. Según la ley de asilo en Estados Unidos, esta actividad encaja claramente en la categoría de “opinión política”. Sin embargo, el solicitante de asilo consideró su activismo como personal y no como una expresión de su inclinación política dado que no involucraba partidos políticos ni elecciones. Confusiones similares ocurren con el uso del anticuado término “raza”. 

Como consecuencia de estas investigaciones, los hallazgos de Augustine-Adams y Núñez muestran que el sistema de asilo en Estados Unidos tiene serias falencias. Una acción política comprometida permitiría subsanarlas fácilmente mediante el uso de traductores e intérpretes profesionales. Mientras tanto, muchos solicitantes de asilo en Estados Unidos y migrantes vulnerables continuarán siendo injustamente rechazados no porque carezcan de una justificación apropiada y un “temor creíble” si no por barreras lingüísticas y culturales. 

¿Eres inmigrante y necesitas asesoramiento legal? ¡No dudes en ponerte en contacto con el equipo de abogados de Jaskot Law! Puedes escribirnos tu consulta vía web o llamarnos al +1 (410) 235-6868. ¡Te esperamos!