La administración mantiene la regla de salud pública implementada por Trump y refuerza el cierre de frontera México Estados Unidos alegando motivos sanitarios

Con el aumento en el número de migrantes que cruzan la frontera sur y la pandemia que está lejos de terminar, la administración Biden ha decidido dejar por ahora la regla de salud pública implementada por Trump que le ha permitido rechazar a cientos de miles de migrantes

La decisión, confirmada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) el lunes, representó un cambio de dirección en la política migratoria de Biden ya que la administración había estado trabajando en planes para comenzar a levantar la regla este verano. Desde los CDC afirmaron que permitir que los no ciudadanos crucen la frontera desde México o Canadá «crea un grave peligro» de una mayor propagación del coronavirus.

El presidente Biden ha estado bajo intensa presión durante meses por parte de algunos demócratas y partidarios de políticas de inmigración más liberales para levantar la regla, que según los críticos se ha empleado menos para proteger la salud pública que como una forma políticamente defendible de limitar la inmigración en la frontera de México y Estados Unidos. 

La reciente propagación de la variante Delta altamente transmisible ha reforzado el argumento de que la regla de salud pública, conocida como Título 42, sigue siendo necesaria para contener el coronavirus. La rápida propagación del virus se produce cuando los funcionarios fronterizos están tan abrumados por el ritmo persistente de la migración ilegal que dicen que permitir que más migrantes ingresen al país al levantar la regla podría generar una crisis irremontable. 

La nota es sobre el cierre de frontera México Estados Unidos. La imagen es de un control migratorio en la frontera.

Los defensores de migrantes presionan para levantar la orden de salud pública en la frontera sur de Estados Unidos

El lunes, la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) dijo que avanzaría con una demanda que busca obligar a la administración a levantar la orden de salud pública para las familias migrantes que intentan cruzar la frontera de México y Estados Unidos. 

«Ahora está claro que no hay un plan inmediato para hacer eso», dijo Lee Gelernt de la ACLU, el abogado principal del caso, en un comunicado el lunes. “La administración hizo repetidas declaraciones públicas de que solo necesitaba algo de tiempo para reconstruir el sistema de asilo que la administración Trump agotó. Les dimos siete meses. El tiempo ha terminado.»

Si bien la administración ha utilizado la regla para expulsar rápidamente a los adultos solteros y a muchas familias migrantes, es cierto que no ha aplicado la restricción a los niños migrantes que llegan solos a la frontera sur, lo cual diferencia sus políticas de las aplicadas durante la administración Trump.

En una presentación judicial el lunes en respuesta a la demanda de la ACLU, la administración dijo que bloquear la aplicación de la regla ahora conduciría a que el sistema de inmigración se vea aún más abrumado por los solicitantes de asilo y a condiciones aún más hacinadas e inseguras en las instalaciones de la frontera sur de Estados Unidos.

Según el documento, el hacinamiento en las estaciones de la frontera de México y Estados Unidos dificulta la imposición de precauciones de salud pública como el distanciamiento social, y señala que como consecuencia más migrantes han dado positivo de coronavirus al igual que muchos oficiales fronterizos. 

La nota es sobre el cierre de frontera México Estados Unidos. La imagen es de una familia junto al muro fronterizo.

A pesar del cierre de frontera México Estados Unidos, muchas familias migrantes fueron excepcionalmente aceptadas

A pesar de la regla de salud pública, a muchas familias migrantes se les ha permitido ingresar a los Estados Unidos este año. La administración ha podido hacer cumplir la regla en algunas áreas de la frontera de México y Estados Unidos, pero no en otras, como el sur de Texas, en parte debido a la falta de capacidad de refugio en México. 

A algunas familias migrantes también se les ha permitido ingresar al país debido a exenciones especiales, incluidos los migrantes identificados como vulnerables por grupos de defensa y organizaciones internacionales.

Pero los diversos grados de aplicación de la regla de salud pública han sembrado confusión entre los migrantes y han llevado a muchos a hacer repetidos pero infructuosos esfuerzos para ingresar a Estados Unidos, a pesar de las súplicas de la Casa Blanca para que no lo hagan. Más de un tercio de los cruces rastreados por Aduanas y Protección Fronteriza en junio fueron intentados por reincidentes. 

Como podemos ver, la situación en la frontera sur de Estados Unidos es muy complicada y genera gran confusión. Por eso, recomendamos a todos los inmigrantes contar con el asesoramiento de un abogado de inmigración profesional que evalúe sus posibilidades de ser aceptado legalmente en los Estados Unidos y le ayude a evitar situaciones peligrosas. 

El equipo de Jaskot Law tiene muchos años de experiencia ayudando a los migrantes a cumplir el sueño americano. Para contactarse con nosotros, puede llamarnos al +1 (410) 235-6868 o escribirnos vía web. ¡Lo esperamos!