Tras el rechazo de la Parlamentaria al Plan C reforma migratoria, la Administración Biden deberá cumplir por otros medios sus promesas a los inmigrantes

Los planes de la Administración Biden de una reforma migratoria fueron rechazados por tercera vez en el Senado. El voto decisivo lo tuvo la senadora Elizabeth MacDonough, quien acabó con las esperanzas de incluir los asuntos urgentes de inmigración en el “paquete de reconciliación” de la ley de gasto social del presidente Joe Biden.

Sin dudas, esta negativa traerá serias consecuencias para el gobierno demócrata, que viene prometiendo desde su campaña electoral una reforma migratoria que regule la situación de más de 11 millones de inmigrantes indocumentados viviendo en los Estados Unidos.

¿Por qué se desestimó el “Plan C”?

No fue sorpresivo el rechazo del plan por parte de Elizabeth MacDonough, la abogada Parlamentaria que tomó la decisión final. Es la tercera vez que la Parlamentaria vota en contra de la reforma, argumentando que la tercera propuesta de los demócratas contiene cambios políticos duraderos que superan el impacto presupuestario. MacDonough justificó su negativa diciendo:

“la política de libertad condicional propuesta no es muy diferente en su efecto a las propuestas anteriores que hemos considerado”

Es decir, que los previamente rechazados “Planes A y B”, contenían una propuesta de ley similar, en la que esta política de libertad condicional (o acción diferida de deportación), parecida a los beneficios de DACA y TPS, excedería el presupuesto. Elizabeth MacDonough ya había dicho no a ambos planes, y el Plan C reforma migratoria no fue la excepción.

Lo que buscaba el Plan C

El Plan C estaba siendo discutido en el Senado dentro del plan de gasto social que ya había sido aprobado en la Cámara de Representantes. Dados sus dos fracasos previos, este nuevo plan para la reforma migratoria había aminorado considerablemente sus demandas.

En primer lugar, este proyecto de ley crearía un nuevo programa migratorio temporal para 6.5 millones de inmigrantes indocumentados que viven en el país desde antes del 1 de enero del 2011. Podrían acceder entonces a un permiso de trabajo, autorización de viaje, permisos para conducir en los Estados Unidos, cobertura médica, y luego de los 5 años tendrían algunas ayudas públicas adicionales, como por ejemplo Medicaid.

Se buscaba también disminuir los tiempos de inmigración, presupuestando unos 2,800 millones de dólares destinados al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para que acelere los procesos, y recupere así los permisos de residencia de empleo y familia antes de que expiren.

plan c reforma migratoria
El presidente Joe Biden incluyó en las promesas de su campaña a la Reforma Migratoria

¿Hay esperanza para la Reforma migratoria?

A pesar de que las noticias no suenan alentadoras, el gobierno demócrata de Joe Biden aún podría cambiar el rumbo de la reforma migratoria. Sucede que si bien Elizabeth MacDonough es un gran obstáculo, los demócratas son mayoría en el Senado, y tienen la facultad de utilizar su liderazgo para ignorar las recomendaciones de la Parlamentaria.

Entonces, ¿por qué no avanza la reforma? Porque aunque son mayoría, no solo falta voluntad política y organización dentro del partido, sino que también legisladores demócratas como Joe Manchin (West Virginia) y Kyrsten Sinema (Arizona) restaron sus votos a favor del “Plan C” reforma migratoria, para favorecer otros componentes del llamado “Build Back Better” (BBB).

El reiterado rechazo a las propuestas de ley por una reforma migratoria ya están teniendo sus consecuencias para el gobierno de Joe Biden. En este 2022 tendrán lugar las elecciones intermedias, y la falta del apoyo de los inmigrantes por tantas promesas incumplidas será un gran golpe para la Administración Biden. Con algo de suerte y esfuerzo, pronto veremos los cambios que la comunidad inmigrante espera desde hace ya tiempo.

La oficina de abogados Jaskot Law ofrece sus servicios de asistencia legal para aquellos inmigrantes que tengan dudas o consultas sobre su caso.