Biden anunció un nuevo plan del gobierno para limitar el cruce de inmigrantes sin papeles en la frontera de México y Texas.

Con la advertencia de que “No se presenten simplemente en la frontera”, el presidente Joe Biden ha anunciado a la prensa nuevas medidas para aplicar en la frontera de México y Texas. Similar a lo realizado con los inmigrantes venezolanos, ahora, el nuevo programa se extenderá a inmigrantes sin papeles de Cuba, Haití y Nicaragua.

La nueva política significará que 30,000 extranjeros provenientes de estos países serán aceptados en la frontera mensualmente, pero también, que aquellos inmigrantes sin papeles que solo aparezcan en la frontera para intentar cruzar, serán inmediatamente expulsados.

Todo esto corresponde a los nuevos planes de la Administración para regular la inmigración, pero permitiendo también el ingreso, de una forma más humanitaria y organizada. Con la polémica del Título 42, Joe Biden y sus funcionarios han tenido que readaptar sus políticas y modificar sus ideas.

¿Pero son estos cambios más positivos o negativos para la comunidad? ¿Las deportaciones aumentarán o descenderán? En Jaskot Law te lo contamos todo.

Nuevas medidas: los detalles

Desde el Salón Roosevelt de la Casa Blanca, el presidente Biden habló con el público estadounidense para contar sus nuevos planes. En principio, las nuevas políticas otorgarían un “parole” humanitario a los inmigrantes elegibles de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela. La condición es que hayan ingresado vía avión y cuenten con el pedido de familiares ciudadanos o residentes permanentes, trámite que puede tardar varios meses.

Las nuevas medidas funcionarán como parte de una innovada estrategia fronteriza que incorpora un uso ampliado de las expulsiones del Título 42. Sobre esto, el presidente aclaró una y otra vez que los interesados en ingresar al país, no aparezcan simplemente en la frontera sin haber realizado ningún trámite migratorio antes. Sino que los inmigrantes de estas cuatro naciones apliquen al nuevo programa a través del camino legal, porque sino no serán considerados elegibles y serán expulsados.

Por su parte, los Departamentos de Seguridad Nacional y de Justicia anunciaron paralelamente nuevas regulaciones, similares a la “prohibición de tránsito” que rigió durante la Era Trump. Esta prohibición impide solicitar asilo si no se ha sido rechazado por otro país y hay pruebas de ello. Afortunadamente, aún no ha sido aprobada para implementarse.

¿Qué pasará ahora con los ingresos en la frontera?

Biden enfatizó en que, mientras se realizan esfuerzos por una reforma general del sistema de inmigración (una reforma migratoria que tarda en llegar), este tipo de políticas son las que colaboran para controlar la situación desmedida en la frontera de México y Texas.

Con las luchas bipartidistas, los intereses encontrados dentro del gobierno, y otras cuestiones ideológicas y políticas, poco se ha hecho por la comunidad migrante desde la asunción de Biden. Sobre esto, el presidente aclara que se está haciendo lo posible con las herramientas que se tiene.

Por otro lado, hay planes de una nueva visita de Biden a la frontera de México y Texas, en El Paso. El objetivo sería conversar con los agentes que trabajan allí sobre las nuevas operaciones y metas en el lugar.

Todo esto llega en un momento crítico para la Administración. Con las elecciones a flor de piel, el record migratorio en la frontera, y las múltiples críticas tanto de parte del partido republicano como el demócrata. Y esta fue la forma del gobierno de tomar cartas en el asunto.

Conferencia sobre novedades en la frontera de Mexico y Texas
Los planes en la frontera de México y Texas serán conversados también con los agentes federales fronterizos.

Está por verse cuáles serán las consecuencias para la comunidad migrante. Mientras tanto, desde la oficina de abogados de Jaskot Law recomendamos asegurar su estadía y arreglar su estatus migratorio. ¡Nuestro equipo puede ayudar!